Por Xaviera Ringeling

Una vez más esta joven poeta engalana nuestras páginas con tres poemas inéditos que si se leen con cuidado son el pulso de una latente veta ecológica cuyo liricismo ya no podemos ignorar


Siluetas del abandono 

somos abanderados 
de lo que muere 

de lo que se extingue al alero 
de economías crecientes en pugna

somos abanderados 
del agonizante mundo

de lo que aún y apenas vive 
y mañana desaparece

muere allí en la franja ardiente 
muere allí en las profundidades acerbas 

pero son baldías las reformas 
engendran falsas certidumbres  

es fútil el esfuerzo de vestir de verde
capitalismos enraizados 

en la heredad del pensamiento 

 
De invierno  

una profunda pena
del implacable pero llano

invierno del apocálipsis

ese invierno de flores tempranas 
y pájaros desorientados 

ese invierno de montañas 
descobijadas de lo puro

ese invierno delirante
y final

ese invierno afilado
que vaticina 

el hambre 

 
Utopía

acordes de la luz que te abraza
si pudieras discurrir por el todo 

destellantes tus átomos esparcidos 
por nuestra noche larga 

y si con tus piernas rotaras aún 
caracola del universo 

y con tus besos colmaras 
el océano de peces y ballenas 

si desde tus pupilas terrible ángel tú
pudieras hoyos negros absorber todo el plástico del azul

y si desde tu seno húmedo la madre naciera selva 
para esparcirse sobre la urbe hambrienta de carne

y nuestra sed de ti abandono saciada

entonces fantasma del oxígeno vivaz 
seríamos de ti las aves pequeñas 

seríamos hijas de tu amparo en tu seno mater 
mestizas del Ser tercero y el devenir de la luz

Nuestra reseña de Alba puede leerse aquí

Y su poemario Alba puede comparse aquí