Por Sylvia Libendinsky

Por estos días en que el evasor de impuestos Richard Branson ofrece su isla caribeña como garantía a un supuesto prestamo de la tesorería británia para salvar su compañia de aviación, nuestra poeta en residencia recuerda un hecho verídico de su niñez

Sylvia Libedinsky es arquitecta, artista plástica, caricaturista y versificadora -a riesgo de no llamarla escritora porque quizá no le guste. Visita su pagina electrónica

Diseño tipográfico: Ferdy Carabott