Diarios de Plomo

Sergio Sotelo es Editor Asociado de Perro Negro. Ha tenido varias ocupaciones en la equívoca industria de los contenidos periodísticos, pero lo que de verdad le apasiona es hacer preguntas y hacérselas.

Diarios de plomo X

Por Sergio Sotelo Hay libros que nunca deseamos acabar por esa relación personal e íntima que establecemos con ellos. Nuestro Editor Asociado en Nueva Inglaterra explica por qué lleva quince años leyendo a un autor del panteón de las letras estadounidenses... Leer más...

Diarios de Plomo IX

Por Sergio Sotelo Uno de nuestros colaboradores favoritos regresa con un meditación sobre la depresión pero también "la belleza conjetural del mundo." Y a manera de regalo nos ofrece igualmente algo que según él es "una reseña oblicua" sobre esa sensación... Leer más...

Diarios de Plomo VIII

Por Sergio Sotelo Qué mejor manera de concluir otro año aciago y bizarro que leyendo a alguien cuyas reflexiones son un placer intelectual, estético y lingüístico Lo último que me preocupa ahora es que mis pensamientos sean originales o no. Por eso ... Leer más...

Diarios de plomo VII

Por Sergio Sotelo Ya que es la séptima entrega de estas crónicas tan personales, como sutiles e inteligentes, lo hacemos por partida doble y con la no tan callada convicción de que muchos se van a deleitar tanto como lo hacemos nosotros cada vez que recibi... Leer más...

Diarios de Plomo VI

Nos complace, y mucho, saber que quizá somos ese sabueso sin pedigrí mordiéndole las canillas a nuestro Editor Asociado en Estados Unidos para que él nos siga deleitando con inteligentes y precisas ponderaciones, que es como debe ser todo texto íntimo y delic... Leer más...

Diarios de Plomo III

Por Sergio Sotelo Todo viaje es un desplazamiento físico, mental y emocional. Tal vez sea nuestro fútil intento de escapar de la perenne tiranía del aquí y el ahora. En este texto, nuestro Editor Asociado en Estados Unidos nos alerta que cuando nos aventur... Leer más...

Diarios de plomo II

Recién vuelvo de darme un paseo por East Arlington. Traigo como botín un par de tomates que he arrancado de una mata en el huerto comunitario de Magnolia Park. Los he cogido con disimulo y con algo de mala conciencia, porque me consta que esos tomates carno... Leer más...